lunes, 21 de noviembre de 2011

Tócala, Sam


41_ No era verano ni hacía calor,
ni había un piano alrededor. 
Pero tenía magia, se puede sentir,
entrando en sus salas; eso es vivir.

PD a quien lo lea: Poesía urbana en su vertiente cinéfila ;-D

1 comentario:

raindrop dijo...

La expectación previa a la película.
Es un momento que también hay que saborear ^^

besos