sábado, 21 de diciembre de 2013

Naranjas Para La Sed



152_Camina la Virgen Pura, de Egipto para Belén
Y a la mitad del camino, el niño tenía sed.
No pidas agua mi vida, no pidas agua mi bien.
Que estas aguas bajan turbias y no se pueden beber.
Allá arriba en aquel alto, hay un rico naranjel 
Y el hombre que lo cuida es un ciego que no ve.
Ciego dame una naranja, pa´ este niño que trae sed.
Coja usted las que usted quiera, las que sea menester. 
El niño como era niño no dejaba de coger.
Las que cogía la Virgen volvían a florecer.
Apenas se va la Virgen, el ciego comienza a ver.
Quien ha sido esa señora quién ha sido esa mujer
Que en los ojos me ha dado luz y en el corazón también.
Ha sido la Virgen pura que va de Egipto a Belén

Romance: la Fé Del Ciego.

2 comentarios:

ATENEA dijo...

Cuánto tiempo hace que no leía este romance del ciego, es precioso, me gustaba mucho recitarlo cuando era pequeña. No puedo abrir el enlace ahora, me va lenta la conexión, lo intentaré más tarde porque no quiero perdérmelo.
Has elegido una imagen perfecta, fresca y lozana para apagar la sed, muy revitalizante !!!
Besos y Felices Fiestas, Samotracia !!!

Samotracia dijo...

A mí también me encantaba de pequeña este romance.

Felices Fiestas a tí también, Atenea!!
Besitos.