lunes, 29 de agosto de 2016

Ramito de Ilusiones


297_ Era una red de alambre la que nos separaba.
Ella me hablaba, yo escuchaba.
No pude tocar, ni oler, pero sentí su alegría, sus ganas de vivir.
Era luz en medio de la monotonía.

No hay comentarios: