martes, 10 de enero de 2017

Calle Santa María


306_ a

Cuando salgo a pasear por las calles de mi ciudad, me voy enamorando de ciertos edificios.
No consigo entender cómo algunos, cuya belleza no todos parecen apreciar,
se van deteriorando poco a poco sin que nadie con medios decida devolverle su esplendor.
Este en concreto, está situado en el barrio en el que se asentaron un grupo de moriscos, de donde salieron los primeros bomberos de la ciudad, puesto que fue a un grupo de ellos a quienes se encargó esta misión. Les llamaban matafuegos, porque estos valientes protobomberos, armados con hachas y sus conocimientos de carpintería, iban derribando aquí y allá para evitar que el incendio se extendiera.
¡Qué triste, vivir en una ciudad que aún hoy, no se enorgullece de su pasada belleza arquitectónica!

306_b

No hay comentarios: